Correr es un deporte mental... y todos nosotros estamos locos.

Sólo aquellos que se arriesgan a ir demasiado lejos pueden descubrir lo lejos que pueden llegar.